Portal de turismo del Ayuntamiento de Villarrobledo

Artesanía

Alfarería tinajera

La industria tinajera fue evolucionando a través de los siglos, de ser actividad artesanal desarrollada por una minoría que elaboraba piezas de pequeño tamaño para almacenar todo tipo de productos, pasó a ser una actividad gremial como lo prueba la gran cantidad de hornos que existieron en Villarrobledo, lo que da una idea de la importancia que tuvo esta industria hasta la primera mitad del siglo XX, en que empezó el declive asociado al auge de la industria vitivinícola y a la aparición de nuevos materiales que permitían tinajas y depósitos de mayor tamaño. Hubo construidos en esta localidad 72 hornos de cocer tinajas, un 90% con capacidad para tinajas de 500 arrobas y un 10% con cabida de tinajas de 250 arrobas.

Siglo XIXLa totalidad del funcionamiento de estos hornos, abarcó desde los años 1915 a 1930, durante ese periodo apenas sí se construyeron hornos de nueva planta y según todas las fuentes la construcción de la mayoría de estos hornos databa de generaciones anteriores.

»

Siglo XIX hasta mediados del siglo XXAl compás del aumento de los hornos el número de tinajeros también fue creciendo, llegando a formar un numeroso grupo de familias instaladas en el extrarradio, donde tenían espacio suficiente para construir las fábricas. Desde el siglo XIX y hasta mediados del XX la actividad en el barrio tinajero fue muy intensa.

»

ActualmenteHoy en día son pocas las muestras que quedan en el barrio tinajero de esta actividad, los grandes solares dedicados a fábricas se han ido convirtiendo en edificaciones. Con todo quedan todavía muestras significativas de la tinajería, el barrio con sus calles de empinadas cuestas, todavía conserva el encanto de otro tiempo y los descendientes de este grupo social exhiben con orgullo el legado cultural que han recibido.