Portal de turismo del Ayuntamiento de Villarrobledo

Rutas turísticas

Recorrido natural de la Ruta del Quijote

Esta ruta se puede admirar un paisaje cambiante según se suceden las estaciones: en primavera adquiere toques impresionistas con colores vivos y luminosos, en verano amarillean los rastrojos y verdean las viñas, y en otoño e invierno se viste de colores pardos, rojizos y verdes intensos del monte típico mediterráneo.

Por el término municipal de Villarrobledo, el caminante puede dejarse seducir por la sobrecogedora belleza de la interminable llanura que se funde con el horizonte en la lejanía, donde "arbolecen las encinas y, romeros, espliegos y cantuesos pueblan lomas, ladera y breñales", ofreciendo un paisaje cambiante según se suceden las estaciones: en primavera adquiere toques impresionistas con colores vivos y luminosos, en verano amarillean los rastrojos y verdean las viñas, y en otoño e invierno se viste de colores pardos, rojizos y verdes intensos del monte típico mediterráneo.
A su paso por Villarrobledo la ruta discurre por vías históricas, como la cañada real de Murcia y veredas como la de Carrión y San Isidro. El paisaje está dominado por grandes extensiones de viñedos que se alternan con cultivos de cereal de secano y zonas de pinares y monte bajo. La vegetación natural que nos encontramos es fundamentalmente esclerófila; en especies de tipo arbóreo se da un predominio de la familia de los "quercus", abundan encinas, pino carrasco y pino piñonero acompañados de un matorral compuesto por coscoja, romero, tomillo, retama, espino negro, esparto y aliaga y completan esta vegetación otras especies menos frecuentes: enebro, quejigo o falso roble, sabina, chopos, álamos y olmos. Un hábitat perfecto para especies animales singulares, entre las que destaca la avutarda -en peligro de extinción- y una de cuyas colonias puede observarse en el trazado principal que va de Villarrobledo a Ossa de Montiel; otras especies de interés, algunas más fáciles de observar que otras, son: en mamíferos destaca el zorro, el jabalí, el gato montés, el turón; en aves el alcaraván, el sisón, la calandría común y en reptiles. el lagarto ocelado, la culebra de escalera...
La Ruta ofrece otras posibilidades, como la de conocer casas pintorescas con siglos de antiguedad y los denominados "bombos", testimonio de nuestra larga tradición agrícola y ganadera, construcciones circulares realizadas en piedra directamente heredados de nuestro pasado prehistórico y que han sido utilizados desde siempre por agricultores y ganaderos como vivienda.
El entorno natural de Villarrobledo puede descubrirse a través de las 3 propuestas que ofrece la Ruta del Quijote: el itinerario de la Senda del Río, el itinerario de Villarrobledo a Ossa de Montiel y el itinerario noroeste-sureste. No supone ninguna dificultad realizar cualquiera de estos trazados a pie, en bicicleta, a caballo o en silla de ruedas.

Itinerario de la Senda del Río

La Ruta entra en el término municipal de Villarrobledo procedente de San Clemente y El Provencio por la vereda o camino de las Pedroñeras, pasado el puente del río Záncara, que marca el límite entre las provincias de Cuenca y Albacete, se produce una bifurcación del trazado que permite por un lado continuar hacia Villarrobledo y por otro coger el camino de la Senda del Río, que corre paralelo al cauce del Záncara y que va en dirección a Socuéllamos y Pedro Muñoz.
Este tramo, de unos 13 Km de longitud, recorre parajes de gran interés, como el de Las Huertas o La Navarra, en los que predominan las grandes extensiones de cultivo de vid y pequeños bosques de pinos.

Itinerario Villarrobledo-Ossa de Montiel

Siguiendo por el Camino de Las Pedroñeras hasta llegar a Villarrobledo nos encontramos unos 7 kilómetros de paisaje definido por campos de cultivo en los que se alterna la vid y los cereales y algún pequeño núcleo de pinos.
A la entrada de Villarrobledo, en el parque del Barrio Asturias, se localiza un aparcadero o área de descanso.
Tras cruzar el núcleo urbano la ruta retoma su camino natural a partir de la ermita de San Cristóbal, donde se localiza otro aparcadero y desde aquí inicia un amplio recorrido de unos 27 Km de longitud a través del camino Vado Cucharro y la vereda de San Isidro hasta llegar al término municipal de Ossa de Montiel. La etapa discurre en su totalidad por la provincia de Albacete sin pueblos intermedios entre los dos extremos. Transcurre, en su inicio, entre viñedos y cultivos de secano, para adentrarse hacia el final en una extensa zona de monte mediterráneo con una vegetación de encinas y plantas aromáticas y atraviesa parajes de interés donde se localizan casas de labor y solariegas centenarias, como "Juan Alonso" o "La Berruga". El camino no presenta grandes dificultades aunque empieza a escarparse ligeramente en los montes y es idónea para cicloturistas. El recorrido total quedaría así:
Km 0: Estaría situado en el paraje de San Cristóbal. Desde aquí salimos del pueblo por la Vega de San Cristóbal.
Km 1.2: El camino asfaltado cruza la carretera N-310 (Ciudad Real-Motilla del Palancar). Transitamos por el camino del Bachiller.
Km: 6.6: La ruta cruza la CM-3123 (Ossa de Montiel-Villarrobledo) unos metros antes de llegar al río Córcoles, que atraviesa por una pasarela metálica. En este punto encontraremos otro de los descansaderos. El paisaje de este tramo está poblado de viñedos.
Km 12.2: Cruce con la carretera CM-3155 (Sotuélamos-Socuéllamos). El paisaje se compone de viñedos y trigales. En los siguientes kilómetros es posible ver una colonia de avutardas, una gallinácea de gran tamaño que se encuentra en peligro de extinción.
Km 27.5: Al cruzar la carretera CM-400 (Sótuelamos-Tomelloso), el camino se hace más duro y se inicia la ascensión por la colada de Fuente del Espino. Paisaje de monte bajo poblado de encinas y hierbas aromáticas, como romero, enebro, tomillo y espliego.
Km 29: La finca "Las Isabeles" marca el límite entre las provincias de Ciudad Real y Albacete. Nuestro camino discurre en adelante por esta última demarcación en dirección a Ossa de Montiel.

Itinerario Noroeste-Sureste

Esta propuesta nos lleva al otro extremo del término municipal de Villarrobledo en dirección noroeste-sureste.
El itinerario parte de San Clemente y va hacia Munera. Cruzando la N-301 seguimos la cañada real que recorre el límite entre Cuenca y Albacete para introducirnos en el término de Villarrobledo e iniciar un recorrido de unos 30 Km.
A través de una calzada asfaltada llegamos hasta Las Ventas de Alcolea, una de las pedanías de Villarrobledo, pasadas estas, a un kilómetro de distancia encontramos un descansadero, muy próximo a un gran pinar, perfecto para descansar a la sombra.
A 2 Km, hallamos una finca deshabitada realmente pintoresca: La Casica. Y a unos 3.5 Km cruzamos las vías del tren por un puente. El camino discurre a lo largo de la cañada real de Murcia y se sitúa a la altura de los raíles. Llegamos a Casas de Peña, otra de las pedanías de Villarrobledo, y abandonamos la cañada real y enfilamos hacia el sur a través de chaparrales, viñedos y cultivos de trigo. Pasamos entre las lomas de Los Castillejos y del Hito.
A partir de aquí la ruta gira al este y toma, entre viñedos, la vereda de Carrión que nos lleva hasta Moharras, paraje de interés histórico y en el que se localiza un descansadero. A la altura del Cerro de La Oliva se atraviesa la CM-3121 y el recorrido se dirige hacia el paraje El Capitán en dirección a Munera.
Ya dentro de este término municipal, a 1 Km del Cortijo Casas de Don Juan, encontramos un abrevadero natural. Las encinas motean el paisaje, ofreciendo sombra ocasional a la vera del sendero. El terreno presenta suaves ondulaciones entre huertos, olivos, cereal y viñedos. En Las Cuestas es frecuente el pastoreo de ovejas.