Portal de turismo del Ayuntamiento de Villarrobledo

Guía práctica

Historia

Historia en sus calles, largas y blancas, de piedras centenarias que guardan el paso del tiempo como un tesoro.

Siglos XIII Y XIVVillarrobledo es una característica ciudad manchega que antes de su fundación perteneció administrativamente a la poderosa Villa de Alcaraz bajo la denominación de Villarejo de San Nicolás. Hacia 1292 por una serie de conflictos con la vecina localidad de Socuéllamos (Villarejo de San Bartolomé entonces), Juan Martínez de la Plaza y siete familias deciden marcharse del Villarejo y se instalan en un espeso robledal, donde pocos años después se instalarían un buen número de familias, dando lugar a un nuevo núcleo de población que se denominó Robledillo.
Los primeros datos que se tienen del oficio tinajero datan del año 1350.

»

Siglo XVEn 1407 Juan II concede los privilegios de villa al Robledillo, poco después este mismo rey cede la Villa a don Rodrigo Manrique, maestre de la Orden de Santiago, quien la vendería a don Juan Pacheco, marqués de Villena. Durante las turbulencias de la Guerra de Sucesión por la Corona de Castilla, los vecinos de Villarrobledo prestan su apoyo a los Reyes Católicos, que en agradecimiento, conceden en 1476, el privilegio de Villa a este lugar, que pasaría a llamarse Villa-Robledo de la Vega, denominación que subsistirá hasta el siglo XVIII.
Y grandes fundaciones: iglesia de San Blas, San Sebastián, San Cristóbal y Santa María.

»

Siglo XVIEn 1599 se remodela el primitivo edificio del ayuntamiento, con obras en el interior y añadiendo la hermosa arcada renacentista a dos plantas y siendo grabados los escudos en piedra de la Villa en su fachada.
Durante el siglo XVI y XVII de los campos de Villarrobledo se obtenían grandes cosechas de trigo, cebada y otros granos. En esta época comienza el cultivo de la viña. Había grandes extensiones de olivo y azafranales. Y el ganado era de suma importancia, pastando en sus dehesas unas 40.000 ovejas en el año 1600.

»

Siglo XVIIDe esta época son la mayoría de las casas señoriales que se conservan en la actualidad.
Hecho reseñable es el nacimiento de Diego Morcillo Rubio de Auñón, en 1642, personaje más que ilustre de nuestra Villa. Este religioso trinitario fue Obispo de la Paz, Arzobispo de La Plata (Charcas) y de Lima y, en dos ocasiones, Virrey del Perú.
Durante este siglo, Villarrobledo atravesó una grave crisis con duras situaciones de escasez y miseria.
Los servicios que prestó siempre Villarrobledo a la Corona le sirvieron para alcanzar los títulos de “Muy Noble y Leal Villa”.

»

Siglo XVIIIEntorno a 1750, existen referencias a que la industria tinajera comienza a tener cierto grado de desarrollo, fabricándose tinajas de 10 a 11 arrobas de cabida.
En 1751 se registra la fecha de construcción del primer molino de viento en Villarrobledo.
En el siglo de las fundaciones de cofradías y hermandades, y de la proclamación solemne de la Virgen de la Caridad, como patrona de la Villa por junta general de vecinos, celebrada en la Plaza pública, en 1773. En 1788 se construye la Tercia, llamada pósito, para depositar los diezmos de la iglesia. De ellos también salían las reales tercias. Este edificio constituye la base de lo que hoy es el Círculo Mercantil, que efecto su reforma en 1930.

»

Siglo XIX“Batalla de Villarrobledo”, en 1836 con motivo de la primera guerra Carlista tuvo lugar en el paraje de San Cristóbal una de las batallas más decisivas, el triunfo de las tropas isabelinas dirigidas por los generales Diego de León y Alaix cambió el rumbo de la guerra.
Continúa durante todo este siglo el auge de la industria tinajera, siendo famosas las tinajas de Villarrobledo, de 70 hasta 250 arrobas, aunque de forma excepcional se hacían mayores. La mayor de toda una de 351 arrobas que construyó Justo Gimena Rosillo y que fue llevaba a la exposición que ese año se celebró en Filadelfia, obteniendo el reconocimiento de mejor fabricante en esta clase de industria.

»

Actualmente En la actualidad Villarrobledo es un núcleo de población importante, una ciudad avanzada y dotada de modernas infraestructuras, que, sin embargo, ha sabido conservar sus señas de identidad e idiosincrasia. Considerado el mayor viñedo del mundo, nuestra industria vinatera es de vital importancia para la localidad. Nuestra gran variedad de vinos, de extraordinaria calidad, han adquirido fama internacional.
Nuestro Carnaval de Interés Turístico Nacional, el mayor festival de arte nativo: Viña Rock, nuestra Semana Santa de Interés Turístico Regional y la gran variedad gastronómica, sitúan a Villarrobledo como punto de interés para el visitante.